La importancia de llevar una rutina en los niños

¿Conoces la importancia de llevar una rutina en los niños? Pues influye mucho más de lo que piensas en su desarrollo, así como en su capacidad de gestionar las emociones. Y es que unos buenos hábitos diarios de sueño, comidas y horarios, harán que su vida sea mucho más tranquila.

No podemos olvidar que un niño, para que se encuentre sereno y seguro en un ambiente, necesita unas rutinas y unos hábitos de repetición. Con ello, conseguiremos que sea emocionalmente mucho más estable. Pero además, acostumbrarse a una rutina diaria le ayudará tanto en su educación, como en la construcción de su propia personalidad.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un niño no nace aprendido y, por tanto, seremos los adultos quienes le inculquemos las rutinas y los hábitos que queremos que siga. Como ya hemos dicho antes, sin estas rutinas, el niño no se sentirá seguro pero, ¿por qué?

La respuesta es sencilla, cuando un niño se habitúa a hacer siempre las mismas cosas y en el mismo horario, estamos hablando de situaciones predecibles, algo que conlleva seguridad a cualquiera al no tener que enfrentarse a lo desconocido.

Los primeros hábitos rutinarios que tenemos que inculcar a los niños, son los del sueño, la comida y la higiene personal. Para ello, seguiremos siempre los mismos horarios y el mismo orden, con el fin de que lo aprenda gracias a los procesos de repetición.

El hábito de estudio, será otro de los siguientes que deberá aprender para ser constante y evitar caer en el fracaso escolar. Y es que, enseñar a un niño a cumplir sus obligaciones, ser responsable y perseverante en sus intentos no es tarea fácil, pero sí debemos llevarla a cabo.

Si nos detenemos en un matiz, es bueno diferenciar rutinas de hábitos, aunque ambos sean igual de importantes a la hora de conseguir una constancia y una regularidad por parte del pequeño. Una rutina, es una costumbre nuestra que se establece por conveniencia. Un hábito, por su parte, es un mecanismo que va creando destrezas y vale para múltiples situaciones, como por ejemplo, si hace frío, ponerse una chaqueta.

Así, si a nuestros hijos les dejamos a su libre albedrío y abusan de dormir poco o ver en exceso la televisión, puede acarrearles problemas futuros, como mayor riesgo de obesidad, falta de interés en el estudio o personalidad inestable.

Muchas veces, al no disponer del tiempo necesario en el día a día, podemos llegar a descuidar en cierto modo a nuestros hijos. Para solventarlo, la mejor opción es contratar una niñera, que nos ayude en sus rutinas para que el niño no se vea alterado.

En este sentido, mSoluciona, como empresa de ayuda a domicilio que es, te ayudará a seleccionar a la mejor candidata y contarás siempre con nuestro respaldo para que el servicio funcione correctamente. Y es que, cuando se trata de menores, todas las atenciones son pocas. ¡Pídenos presupuesto sin compromiso!

Ahora que conoces la importancia de llevar una rutina en los niños, ¡ponlo en práctica! Ellos, te lo agradecerán en el futuro.


También te puede interesar: Mi hijo tiene un tic nervioso: ¿Qué debo hacer?

2017-05-26T10:51:21+02:00