Proteger a los niños del acoso escolar es un asunto de todos, pero especialmente preocupa a los padres. Por eso, en este artículo hemos indagado para responder a la pregunta: ¿qué podemos hacer?

El acoso escolar, violencia en la escuela o bullying, (en inglés) es un tema que ha entrado de lleno en los medios de comunicación porque la escuela, el lugar donde los niños deberían sentirse seguros, se convierte en algunos casos en un espacio de violencia.

Los padres están preocupados porque sus hijos puedan ser vulnerables y convertirse en víctimas.  Algunas organizaciones estiman que hasta un 30% de los niños podrían estar sufriendo algún tipo de violencia.

La Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (AEPAE) ha desarrollado un programa para promover entre los niños y adolescentes un estilo de comportamiento que ayude a los menores a resolver los conflictos de forma pacífica y a aprender técnicas para enfrentarse a posibles situaciones de acoso.

Protocolo para prevenir el acoso escolar

  1. Detectar lo antes posible el acoso es el primer objetivo, por ello los padres debemos observar a nuestro hijo de forma permanente para descubrir posibles señales que alerten de que algo está sucediendo: disminución del rendimiento escolar, pérdida o sustracción de material escolar, no querer ir al colegio, insomnio, lesiones físicas, etc.
  2. Generar un entorno de confianza en el hogar para que nuestro hijo pueda expresar cualquier problema que se le presente. Para ello es fundamental dedicar tiempo de calidad cada día a nuestro hijo, observarle, interesarse por cómo le va en el colegio, quiénes son sus amigos, etc.
  3. Reforzar positivamente a los niños: poner límites y asignar tareas diarias para que vaya adquiriendo responsabilidades. Felicítalos cuando las cumplan y evita la “regañina” constante que suele tener poco impacto.
  4. Fomentar en los hijos la expresión de los sentimientos de forma libre y de forma asertiva, es decir enséñales a decir lo que desean con firmeza, pero sin agresividad.

Si tienes la sospecha de que tu hijo puede estar sufriendo algún tipo de violencia, ya sea verbal o física solicita una reunión con el tutor para informarte de lo que ha ocurrido con tu hijo. Asegúrate de que ha sido un episodio puntual y no vuelve a producirse.

Anima a tu hijo para que no permita que vuelvan a producirse estos episodios puntuales y si se produce, que los ponga en conocimiento de su profesor y lo cuente al llegar a casa.

Ofrece técnicas a tu hijo para defenderse, pero sobre todo hazle saber que siempre puede contar contigo y que le ayudarás en lo que necesite.

Desde mSoluciona, empresa especializada en el cuidado de los niños y proporcionar bienestar a las familias, nos unimos a la prevención del acoso escolar para que los niños crezcan en un ambiente seguro y sano. ¡No permitas la violencia!

También te puede interesar: Mi hijo tiene un tic nervioso, ¿qué debo hacer? ó Señales que nos indican que debemos llevar a nuestro hijo al logopeda.